OCASIÓN SIN SORPRESAS

Todos los que formamos parte del equipo humano de Veleros de Ocasión, llevamos más de 25 años fabricando veleros de pequeña y mediana eslora. Más de medio millar de yates que navegan por todo el mundo son fruto de nuestra pasión por los veleros de iniciación. La misma pasión y profesionalidad que ahora ponemos en seleccionar, revisar y reparar tu velero de ocasión.

Para ello hemos elaborado nuestros 7 puntos de revisión que te garantizan una “Ocasión sin sorpresas”, gracias un estricto protocolo de inspección y reparación al que sometemos todas nuestras embarcaciones en nuestras instalaciones antes de ponerlas a la venta.

JARCIA FIRME

En un barco de vela, el casco navega gracias al empuje que le proporciona la jarcia firme; Mástil, stay, y obenques. Ello hace que dichos elementos estén sometidos a grandes cargas de trabajo y fatiga, mientras que por otro lado el también el tiempo y la oxidación pueden terminar deteriorándolos . Todos los fabricantes aconsejan desmontar mástil y revisar jarcia cada 5 años para sustituir los elementos deteriorados, sin embargo la realidad es que la mayoría de los veleros de ocasión se ponen a la venta sin que nadie haya verificado jamás mástil y jarcia desde que se botó nuevo.

Es por ello que en un velero de ocasión es imperativo desmontar por completo el mástil y la jarcia, a fin de verificar que no hay grietas, deshilachamientos, u oxidación en ninguno de dichos elementos estructurales. Un fallo por falta de mantenimiento en la jarcia puede ocasionar la caída del palo, poniendo en serio peligro la seguridad de la tripulación.

PASACASCOS – GRIFOS DE FONDO

Si bien no todos, pero si muchos veleros de pequeña eslora, van equipados de pasacascos por los que se desaguan aguas sucias o sirven para toma de agua de mar. Después de años en contacto directo con el agua de mar, el estado de los mismos suele depender de la calidad del material (Bronce o acero inoxidable) y los años que lleven instalados.

En todo caso un pasacascos ha de encontrarse siempre en perfecto estado, pues un fallo en los mismos puede provocar una vía de agua e incluso inundación. Es por ello que ante un pasacascos en mal estado o dudoso , en Veleros de Ocasión siempre procedemos a su sustitución

QUILLA

La falta de mantenimiento tanto en quillas fijas, como especialmente en las abatibles, es una de las principales fuentes de problemas en los veleros, pudiendo ocasionar desde una vía de agua más o menos severa, a un daño estructural. Por ello su revisión a fondo constituye uno de los puntos básicos de nuestro trabajo antes de su entrega

JARCIA DE LABOR

Es aconsejable cortar todos los años 10 cms de las drizas, a fin de evitar el desgaste prematuro en puntos fijos de fricción, así como renovarla completamente cada 10 años. Sin embargo, no es nada inusual encontrarse con barcos que después de décadas siguen manteniendo su jarcia de labor de fábrica, con el subsiguiente riesgo de rotura en plena navegación.

Es por ello que en Veleros de Ocasión toda la cabullería dudosa es sustituida por drizas y escotas en poliéster pre-estirado de alta tenacidad.

MOTOR

En todo velero, el motor no es sólo un elemento auxiliar con el que entrar o salir de puerto, sino también un imprescindible elemento de seguridad que no puede fallar en el momento más inoportuno por falta de mantenimiento o reparaciones debidas. Es por ello que todos los motores de nuestros barcos son sometidos a una revisión en profundidad de los tres puntos críticos:

 

  • Refrigeración. A todos nuestros motores les cambiamos la turbina de la bomba de agua.
  • Encendido. Cambio de bujías y verificación de captadores y bobina.
  • Alimentación. Limpieza de carburador y ajuste de chiclés y mariposas.

ÓSMOSIS – ESTADO DEL CASCO

La ósmosis es el proceso natural de descomposición de la resina de poliéster, material que junto con la fibra de vidrio, es el elemento con el que están fabricados los cascos de los veleros. Se podría comparar con la putrefacción de la madera o la oxidación en el hierro.

Los primeros síntomas de ósmosis se presentan en forma de pequeñas burbujas que al principio pueden pasar inadvertidas para el novato, motivo por el que muchos propietarios desaprensivos ante los primeros síntomas ponen el barco a la venta sin advertir del problema al futuro comprador, quien no advierte el problema hasta que un año más tarde son claramente visibles.

INSPECIÓN TECNICA DE BARCOS (ITB)

Todos los veleros de más de 6 metros de eslora han de pasar una revisión cada 5 años conocida como Inspección Técnica de Barcos (ITB), y no es infrecuente que entre “las sorpresas” de un barco usado esté pendiente el pasar dicha revisión, o que haya sido desfavorable. En Veleros de Ocasión, todos nuestros barcos han de estar necesariamente al día de inspecciones antes de entregarse a su nuevo armador.